Nivel Inicial

PASTORAL

El magisterio de la Iglesia define la catequesis como: “La educación de la fe de los niños, de los jóvenes y adultos, que comprende especialmente una enseñanza de la doctrina cristiana, dada generalmente de modo orgánico y sistemático, con miras a iniciarlos en la
plenitud de la vida cristiana”.
 
Nuestra catequesis se inserta en la misión evangelizadora de la Iglesia, sin embargo la realizamos al estilo janeriano, es decir, queremos hacer presente y creíble el amor misericordioso de Dios encarnado en este mundo, tal como lo hizo la Madre Ana María Janer en el siglo XIX. Como Ana María nos hacemos cargo de los desafíos de nuestro tiempo, por eso elegimos centrar la catequesis en el anuncio del kerigma, como la Buena Noticia que siempre hay que volver a escuchar en cada momento de la vida. Y, como la vida humana tiene etapas, nuestra catequesis no puede ser sino un auténtico proceso de iniciación cristiana.
 
Queremos acentuar el aspecto gradual de la fe cristiana y por eso entendemos la catequesis como “un proceso de iniciación cristiana”. Deseamos desarrollar una pastoral kerigmática que ayude a descubrir el amor de Dios por cada uno, que busque caminos nuevos, creativos y audaces para que el evangelio llegue a los niños, jóvenes, familias, a toda la comunidad.
Aspiramos anunciar a nuestros niños, jóvenes y familias que Dios los ama, que está cerca con su poder salvador, que nos acompaña en las dificultades y que alienta incesantemente nuestra esperanza en medio de todas las pruebas.
 
Catequesis nivel inicial y primario
Anuncio kerigmático:
  • Sala de 4: “Jesús es el amigo que te ama y te cuida”
  • Sala de 5: “Eres hijo de Dios y hermano de Jesús”.
  • 1° grado: “Eres amado por Dios que es Padre, Hijo y Espíritu Santo”.
  • 2° grado: “Dios es tu Padre y quiere que seas feliz”
  • 3° grado: “Dios Padre habla contigo, te ama y te perdona”
  • 4° grado: “Jesús se quiso quedar contigo para siempre en la Eucaristía”.
  • 5° grado: “Jesús, camino, verdad y vida te llama a seguirlo”
  • 6° grado: “El anuncio del Reino de Dios”